Infancia y pantallas: la cara oculta del ‘nativo digital’



Con pocos días de diferencia, un informe de Unicef ​​y un manifiesto elaborado por expertos alertan exactamente de lo mismo: hay que poner límites al uso que los niños y adolescentes hacen de los dispositivos móviles, y esto pasa en primer lugar por concienciar a las familias y la sociedad. Está en juego su desarrollo cerebral y su salud física y emocional

Coincidiendo con el Día de Internet (17 de mayo), el próximo lunes día 16 se presenta en Barcelona el Manifiesto Infancia y Pantallas 0-6, promovido por un grupo de expertos y que nace con un número considerable de adhesiones de entidades del ámbito de la salud y la educación, entre las que cinco colegios profesionales (Médicos, Doctores y Licenciados, Pedagogía, Psicología, y Dietistas y Nutricionistas), tres asociaciones de familias (Affac, Fapel y CCAPAC), la Plataforma de Infancia de Cataluña, la Sociedad Catalana de Pediatría, etc. El manifiesto detalla los graves efectos que tiene sobre la salud del niño la exposición a las pantallas, especialmente acentuado en los entornos con mayor vulnerabilidad, y se dirige a instituciones de todo tipo para que trabajen conjuntamente para crear una mayor concienciación social.

Estos efectos contraproducentes los divide en tres categorías: desarrollo cerebral, salud física y salud emocional. En cuanto al primero, dice el manifiesto que «la exposición continuada a pantallas se relaciona con menor grado de aprendizaje, efectos negativos en la adquisición y expresión del lenguaje y menor capacidad lectora a los 6-7 años».



En cuanto a los efectos en el desarrollo físico, recuerda que “las pantallas en manos de la pequeña infancia favorecen un estilo de vida sedentario y una alimentación menos saludable”, lo que se traduce con sobrepeso, mayor riesgo cardiovascular, problemas músculo-esqueléticos. asocia a trastornos del sueño y cefalea. Y en cuanto a los efectos en la salud emocional, observa que el niño necesita una relación positiva con sus cuidadores principales, y que cuando el canguro es la pantalla hay mayor riesgo de sufrir estrés, problemas de conducta, TDAH, aislamiento social y sintomatología depresiva.

“El concepto nativos digitales , que se aceptó de forma acrítica y generalizada, defiende la idea de que los pequeños que han estado en contacto con las tecnologías desde las primeras etapas de la infancia saben utilizarlas de forma espontánea o instintiva. Esta creencia está muy discutida en los entornos académicos y profesionales”, dice el manifiesto, que ha sido impulsado por la maestra y pedagoga Anna Ramis (promotora de la campaña #de0a3PantallesRES); la neurocientífica Marta Portero; la socióloga y experta en cultura digital Liliana Arroyo; el psicólogo infantil y formador Vicenç Arnaiz; el educador social y pedagogo Roger Llopart; o la pediatra y especialista en educación emocional Sílvia Urraca, entre otros.

En la última parte se detallan una serie de propuestas, en los ámbitos de la investigación, la regulación y la divulgación, que se dirigen a todo tipo de instituciones: Departamentos de Universidades y de Salud, ayuntamientos y otras administraciones locales, asociaciones por la regulación publicitaria y control audiovisual, autoridades reguladoras del contenido audiovisual, empresas de comunicación, creadores de software, proveedores públicos y privados de servicios y productos de ocio, profesionales que trabajan directamente con la pequeña infancia, etc.

Por ejemplo, el manifiesto pide que los servicios sociales incluyan “el abuso de pantallas como indicador de riesgo a la hora de realizar las valoraciones de posibles situaciones de riesgo de infancia con el objetivo de incluirlo en los planes de trabajo con las familias”, que las empresas de hardware y software incluyan en sus productos descriptores con los que adviertan que el consumo de sus productos se desaconseja a los menores de tres años, o que los medios de comunicación “pongan especial cuidado en no utilizar nunca imágenes donde haya menores de 6 años utilizando una pantalla en ninguna situación ni contexto”.


Adolescentes: tres cuartos del mismo El manifiesto coincide con el informe El impacto de la tecnología en la adolescencia, presentado hace unos días por Unicef, y que se ha realizado en España con la participación de 50.000 adolescentes de 265 centros educativos. La principal conclusión de este estudio es que «uno de cada tres adolescentes hace un uso problemático de las redes sociales y las pantallas asociadas a la tecnología y que uno de cada cinco está enganchado a los videojuegos».

La edad media en la que un menor recibe su primer móvil con internet es a los 10,96 años, seis de cada diez duerme con el móvil y uno de cada cinco se conecta a internet más allá de la medianoche, “lo que tiene una repercusión muy grande en sus hábitos de higiene y descanso”, según el responsable de Educación de Unicef ​​España, Nacho Guadix. El móvil, añade, “es uno de los surtidores emocionales más potentes a los que se agarran” los adolescentes, una vía para encontrar emociones positivas como la alegría o el placer y que sin embargo les expone a peligros como el ciberacoso o el abuso sexual.


Por otro lado, también dice el informe que el 50% juega a videojuegos no aptos para su edad, que el 4,4% lo hace durante más de 30 horas semanales, y que se estima que más de 70.000 estudiantes de ESO en todo el Estado han apostado dinero en alguna ocasión en alguna plataforma online .


Proyecto Educo: un programa para Docentes, pronto en tu municipio, Colombia 2022

En la presentación de este informe que se hizo hace unos días en Barcelona participaron también el director general de Innovación, Digitalización y Currículum, Joan Cuevas, quien abogó por encontrar soluciones de forma conjunta entre administraciones, entidades y expertos; la directora de Affac, Lidon Gasull, según la cual es necesario ayudar a las familias que tienen un menor conocimiento a la hora de limitar el uso de las tecnologías, o el psicólogo y coordinador del Comité de Infancia y Adolescencia del Col· legi Oficial de Psicología de Cataluña, Roger Ballescà, quien advirtió de la vinculación entre la tecnología y los trastornos de ansiedad, depresivos y de conducta alimentaria, entre otros.


por Víctor Saura - 13/05/2022

Fuente: El Diario d ela Educacion. https://eldiariodelaeducacion.com/2022/05/13/infancia-y-pantallas-la-cara-oculta-del-nativo-digital/

4 visualizaciones0 comentarios